Audiciones comentadas

audiciones

El Violín en Onda Madrid

el violin en onda madrid audiciones comentadas

Soto Mesa Moratalaz

soto mesa logo

Actividades

Enero 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

sibelius

 

Jean Sibelius

(1865 Hämeenlinna/Tavastehus - 1957 Järvenpää, cerca de Helsinki)

 

Compositor finlandés. Comenzó estudios de Derecho en la Universidad de Helsinki, pero un año más tarde decide abandondarlos para dedicarse en exclusiva a la música. Sus estudios musicales habían comenzado antes en el Instituto de Música, que más tarde tomará el nombre del músico. Allí estudió violín con H. Csillag y composición con Wegelius.

 

En el año 1889 se dirige a Berlín para proseguir sus estudios, donde recibió clases de contrapunto de A. Becker. Más tarde sus inquietudes musicales le llevaron a Viena, estudiando en esta ciudad teoría de la música con R. Fuchus y composición e instrumentación con K. Goldmark.

 

De vuelta a Helsinki, donde se estrenó su sinfonía Kullervo con gran éxito, Sibelius obtiene el puesto de profesor en el Instituto de música Helsinki, en el que impartió clases desde 1892 hasta 1897 y desde 1907 hasta 1910. También ofreció lecciones en la Escuela de la orquesta de la Sociedad Filarmónica.

 

Pero su deseo era dedicarse a la composición, y pudo realizarlo gracias a la concesión de una beca anual. A partir de entonces abandona Helsinki para retirarse a escribir en la villa Ainola en Järvenpää.

 

Jean Sibelius vivió retirado en esta villa hasta el fin de sus días, abandonándola solamente para dirigir sus propias composiciones en las giras de conciertos que realizó.

 

Sus obras de juventud comprenden sobre todo música de cámara, pero durante su época en Viena, Sibelius comienza a interesarse por la orquesta, siendo su producción sinfónica la más importante de su obra. Se nutrió de la historia de su país y de la poesía popular finlandesa en algunas de sus composiciones, acercándose también al movimiento nacionalista, sobre todo a partir de la Primera Sinfonía.

 

Este acercamiento lo podemos apreciar en su Concierto para violín o en la música de La Muerte, Pelleas y Melisande o El Festín de Baltasar. También hay trazos impresionistas en algunos de sus poemas sinfónicos, como Cabalgata nocturna y salida del sol o Las Oceánicas.

 

En sus últimas composiciones se advierte una vuelta a la tonalidad y la simplicidad clásicas, que observamos en sus Sexta y Séptima Sinfonías.