Audiciones comentadas

audiciones

El Violín en Onda Madrid

el violin en onda madrid audiciones comentadas

Soto Mesa Moratalaz

soto mesa logo

Actividades

Enero 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Beethoven

 

Ludwig van Beethoven

(1770 Bonn - 1827 Viena)

 

Beethoven recibe su primera educación musical de su padre, un cantor de la capilla de Bonn que deseaba convertir a su hijo en un segundo Mozart, y más tarde de Christian Gottlob Neefe, el organista de la Corte, que le enseñó piano y teoría musical.

 

Realizó dos viajes a Viena, donde Mozart le escuchó tocar, y se instala definitivamente en esta ciudad algunos años más tarde. Allí encontró una sociedad muy interesada por la música en la que rápidamente se introduce gracias a su destreza al piano y a sus composiciones. Continúa sus estudios con J. Haydn, Johann Schenk y Georg Albrechtsberger.

 

En Viena se estrenan varias obras suyas (entre ellas la Primera Sinfonía) con gran éxito, lo que parecía anunciar un estupendo porvenir al músico. Pero Beethoven comienza a perder audición poco a poco hasta la sordera total, y esto hace que deba abandonar su carrera pianística. No así su trabajo como compositor, ya que a partir de entonces se dedicó en exclusiva a esta labor, convirtiéndose en uno de los músicos más considerados de su época.

 

Recibió gran cantidad de encargos que triunfaron tanto en Austria como en el extranjero. Así, a lo largo de su vida compuso nueve sinfonías, once oberturas, cinco conciertos para piano y uno para violín, treinta sonatas para piano, diez para violín y cinco para violonchelo, dieciséis cuartetos de cuerda, nueve trios con piano y otras obras de música de cámara, un oratorio, una ópera (Fidelio) y dos misas, además de otras muchas composiciones de diversas clases.

 

Junto con Mozart y Haydn  consolidó las formas musicales clásicas: la sonata para piano, el cuarteto de cuerda o la sinfonía, profundizando en ellas y desarrollándolas ampliamente, a la vez que preparaba el camino a los compositores románticos.

 

Hay que destacar el novedoso tratamiento con que utiliza Beethoven los instrumentos de la orquesta, empleando el color como un elemento expresivo, y dando a los instrumentos de viento la misma importancia que a los de cuerda.

 

En la 9ª Sinfonía introduce otra novedad importante: el empleo del coro y de las voces solistas en el último movimiento, con el canto del Himno a la Alegría de Schiller, una oda a la fraternidad  y a la universalidad del hombre.