Audiciones comentadas

audiciones

El Violín en Onda Madrid

el violin en onda madrid audiciones comentadas

Soto Mesa Moratalaz

soto mesa logo

Actividades

Enero 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

 

A nadie se le escapa que Beethoven fue un genio, pero, ¿dónde reside exactamente esa genialidad? Es realmente difícil explicar cómo llegamos a considerar a alguien genial, por eso hoy me gustaría ilustrarlo con un ejemplo.

Veamos la 5ª sinfonía. El comienzo es probablemente el motivo temático más conocido de la Historia de la Música. Creo que no debe haber nadie en el mundo que no reconozca ese “Pa-pa-pa Paaaaaaamm”

Analicémoslo: tenemos cuatro sonidos, tres que se repiten iguales y otro diferente y más largo. Es decir, en total dos notas, ya que las tres primeras son la misma repetida, y un ritmo de tres sonidos cortos y uno largo.

Y ya está.

¿¿Ya está?? ¡¡¿¿El fragmento musical más conocido de la Historia consta tan solo de dos notas y un ritmo??!!

Es casi insultante… pero es así.

Y una vez que ya ha sonado este motivo, ¿qué es lo que hace Beethoven? Pues… ¡repetirlo!, pero empezando en otra nota. Y, ¿una vez que lo ha repetido? Pues repetirlo más veces, pero ahora más rápido y muchas más veces, y que vaya pasando por todos los instrumentos, y que uno lo toque y el resto lo imite, y ahora de uno en uno, y luego toda la orquesta, y ahora más rápido y de nuevo otra vez lento… ¡realmente agotador!

Os invito a que escuchéis este movimiento fijándoos en este motivo, tratando de reconocer cada pa-pa-pa-paaaamm en sus diferentes versiones. Os aseguro que os quedaréis realmente asombrados de la cantidad de veces que aparece, por todos lados y en todo momento: para empezar una sección, para terminarla, como puente entre dos secciones, para crear tensión, para eliminarla, para volver de nuevo a… ¡repetir el motivo!

Escuchad atentamente y veréis que es así, y podéis estar seguros de que se os quedarán muchos sin escuchar, porque a veces se superponen en distintas voces y a diferentes velocidades…

Creo que nadie jamás ha conseguido sacar más jugo a dos notas y un ritmo.

Y, lo más maravilloso: sin que en ningún momento tengamos la sensación de estar escuchando todo el tiempo lo mismo.

¿No es simplemente genial?