Audiciones comentadas

audiciones

El Violín en Onda Madrid

el violin en onda madrid audiciones comentadas

Soto Mesa Moratalaz

soto mesa logo

Actividades

Enero 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
  
 
Antonio Vivaldi no necesita presentación, así que simplemente os diré que, además de un músico excepcional, era cura. Il prete rosso (el cura pelirrojo) tan sólo tenía una pega: cuando le llegaba la inspiración, abandonaba todo aquello que tuviese entre manos para correr a plasmar sus ideas en el pentagrama.

Cuentan que esta situación se repitió varias veces mientras oficiaba sus servicios religiosos, así que sus superiores se enfadaron bastante con él y tomaron una seria decisión al respecto: ¡le prohibieron seguir diciendo misa!.

Así Vivaldi pudo disfrutar sin trabas del sueño de cualquier compositor: todo el tiempo del mundo para componer, y una orquesta que tocase sus creaciones. Esta orquesta estaba formada por las alumnas del orfanato que existía en Santa Maria de La Pietà, iglesia veneciana en la que Vivaldi pasó la mayor parte de su vida.

Muchos de los conciertos de Vivaldi fueron creados para estas alumnas, incluídas las Cuatro Estaciones, cuatro conciertos para violín solista en los que Vivaldi recrea diversas escenas rurales relacionadas con cada una de las estaciones del año.

En el movimiento que hoy nos ocupa, escuchamos una expresiva melodía interpretada por el violín, sobre un sutil acompañamiento de la orquesta, en el que los instrumentos de cuerda en lugar de tocar en la forma usual, es decir, pasando el arco por las cuerdas, lo hacen “pellizcando” éstas con los dedos (pizzicato), como si se tratase de guitarras.

Consiguen así un bello efecto sonoro con el que Vivaldi quiere simular el sonido de la lluvia golpeando los cristales, mientras la emotiva melodía del violín evoca los pensamientos del campesino que descansa y se adormece resguardado de la lluvia y al calor de un confortable fuego.

¡Espero que lo disfrutéis!