Audiciones comentadas

audiciones

El Violín en Onda Madrid

el violin en onda madrid audiciones comentadas

Soto Mesa Moratalaz

soto mesa logo

Actividades

Enero 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

 

“Señorita: ésta es la lista”. Con estas palabras el criado de Don Juan advierte a la última conquista de éste del peligro de acercarse a tan mujeriego personaje. Y acto seguido despliega una interminable colección de nombres femeninos de todas las nacionalidades.

Éste es el argumento del aria que escuchamos, en el que la orquesta parece replicar con burla a cada frase de Leporello, contrastando sus melodías saltarinas con el estado de ánimo que le suponemos a la destinataria de semejantes confidencias a medida que las va escuchando.

Es la magia de Mozart, que consigue aunar drama y comedia de una forma magistral en su ópera Don Giovanni, basada en la historia de Don Juan Tenorio.

Absolutamente recomendable, esta es una de las 22 óperas que escribió el más célebre compositor de todos los tiempos. En ella escuchamos momentos realmente dramáticos para a continuación sofocar una carcajada con fragmentos como el que escuchamos.

Por cierto: las españolas no salimos nada bien paradas (o nada mal, según se mire…), pues en nuestro país el número de amantes de Don Giovanni crece hasta el punto de asegurar haber tenido nada menos que 1003.

Ahí es nada. Que lo disfrutéis.

 

En este fragmento operístico escuchamos a Madama Butetrfly, una joven japonesa enamorada, expresar su amor de una forma casi suplicante. Como si en su interior ya intuyese la traición de la que va a ser objeto, pero a pesar de todo no pudiese dejar de sentirse arrastrada por esa pasión que parece llenar todo su universo…

De la misma manera que llena el nuestro esta música de Puccini. Escuchando este dúo tienes la sensación de ser transportado por la música, de sentirte llevado en volandas por un vaivén imposible de controlar…

El compositor italiano nos narra la historia de un amor desafortunado: la joven japonesa se quiere creer las promesas del oficial extranjero que al regresar a su patria no se ha de volver a acordar de ella, y por él se entrega a una pasión que ha de ser el comienzo de su desdicha.

Os copio el texto en italiano y la traducción, pero incluso sin entender el texto, somos capaces de sentir el temor, la súplica y finalmente el abandono a los sentimientos por parte de ella, la ansiedad de él, la magia del momento que están viviendo y la diferente forma en que lo siente cada uno de ellos…

Una vez más la música es capaz de expresar lo que las palabras no consiguen, así que escuchemos la música.

Que lo disfrutéis.


BUTTERFLY
Vogliatemi bene,
un ben piccolino,
un bene da bambino,
quale a me si conviene.
Vogliatemi bene.
Noi siamo gente avvezza
alle piccole cose
umili e silenziose,
ad una tenerezza
sfiorante e pur profonda
come il ciel, come l'onda del mare!
PINKERTON
Dammi ch'io baci le tue mani care.
Mia Butterfly!...
come t'han ben nomata
tenue farfalla...
BUTTERFLY
Dicon che oltre mare
se cade in man dell'uom,
ogni farfalla
da uno spillo è trafitta
ed in tavole infitta!
PINKERTON
Un po' di vero c'è.
E tu lo sai perché?
Perché non fugga più.
Io t'ho ghermita
Ti serro palpitante.
Sei mia.
BUTTERFLY
Sì, per la vita.
PINKERTON
Vieni, vieni!
Via dall'anima in pena
l'angoscia paurosa.
È notte serena!
Guarda: dorme ogni cosa!
BUTTERFLY
Ah! Dolce notte!
PINKERTON
Vieni, vieni!
BUTTERFLY
Quante stelle!
Non le vidi mai sì belle!
PINKERTON
È notte serena!
Ah! vieni, vieni!
È notte serena!
Guarda: dorme ogni cosa!
BUTTERFLY
Dolce notte! Quante stelle!
PINKERTON
Vieni, vieni!
BUTTERFLY
Non le vidi mai sì belle!
PINKERTON
vieni, vieni!...
BUTTERFLY
Trema, brilla ogni favilla ...
PINKERTON
Vien, sei mia!...
BUTTERFLY
... col baglior d'una pupilla! Oh!
Oh! quanti occhi fissi, attenti
PINKERTON
Via l'angoscia dal tuo cor!
BUTTERFLY
Quanti occhi fissi, attenti...
PINKERTON
Ti serro palpitante.
Sei mia. Ah!
BUTTERFLY
... d'ogni parte
A riguardar!
PINKERTON
Vien, vien, sei mia, ah!
BUTTERFLY
Pei firmamenti, via pei lidi,
via pel mare.
PINKERTON
Vieni, guarda:
Dorme ogni cosa!
BUTTERFLY
Ah! Quanti occhi
fissi, attenti,
d'ogni parte a riguardar,
pei firmamenti,
via pei lidi, via pel mare!
Quanti sguardi ride il ciel!
Ah! Dolce notte!
Tutto estatico d'amor, ride il ciel!
PINKERTON
Ah! vien, Ah! vien! sei mia!

BUTTERFLY
Amadme, por favor,
aunque sea un poquito,
como se ama a un niño,
como a mí me corresponde.
Amadme, por favor.
Nosotros somos gentes acostumbradas
a las cosas pequeñas,
humildes y silenciosas,
a una ternura sutil
pero tan profunda como el cielo,
como las olas del mar.
PINKERTON
Deja que bese tus queridas manos
¡mi Butterfly!...
Qué bien te han bautizado,
suave mariposa.
BUTTERFLY
¡Dicen que al otro lado del mar
si cae en manos de un hombre
la mariposa es atravesada
con un alfiler
¡y la clavan a una tabla!
PINKERTON
Hay algo de verdad en ello.
¿Y sabes por qué?
Para que no pueda escapar.
Yo te he atrapado.
Te abrazo apasionado.
Eres mía.
BUTTERFLY
Sí, para toda la vida.
PINKERTON
¡Ven, ven!
Expulsa de tu alma en pena
el miedo y la angustia.
¡Es una noche serena!
¡Mira: todo duerme!
BUTTERFLY
¡Ah, qué noche tan dulce!
PINKERTON
¡Ven, ven!
BUTTERFLY
¡Cuántas estrellas!
¡Jamás las vi tan hermosas!
PINKERTON
¡Es una noche serena!
¡Ven, ven!
¡Es una noche serena!
¡Mira: todo duerme!
BUTTERFLY
¡Dulce noche! ¡Cuántas estrellas!
PINKERTON
¡Ven, ven!
BUTTERFLY
¡Jamás las vi tan hermosas!
PINKERTON
¡Ven, ven!..
BUTTERFLY
Tiembla, brilla cada punto de luz...
PINKERTON
¡Ven, sé mía!
BUTTERFLY
...con el fulgor de una pupila.
¡Oh! Cuántos ojos fijos, atentos ...
PINKERTON
¡Aleja la angustia de tu corazón!
BUTTERFLY
¡Cuántos ojos fijos, atentos ...
PINKERTON
Te abrazo palpitante.
¡Eres mía! ¡Ah!
BUTTERFLY
...atentos,
desde todos lados, mirándome!
PINKERTON
¡Ah, ven, ven! Eres mía ¡Ah!
BUTTERFLY
¡Allá en el firmamento, en las playas,
en el mar!
PINKERTON
Ven, mira:
¡Todo duerme! .
BUTTERFLY
¡Ah! ¡Cuántos ojos fijos, atentos,
desde todos lados mirándome!
¡En el firmamento, allá lejos,
en las playas, en el mar!
¡Cuántas miradas! El cielo sonríe.
¡Ah, dulce noche!
Todo está lleno de amor.
¡El cielo sonríe!
PINKERTON
¡Ah! ¡Ven! ¡Eres mía!

 

Da igual de qué humor te encuentres hoy. Cuando termines de escuchar esta pieza estarás de buen humor. No te doy ni 20 segundos ;-)

Ya desde la primera nota sabemos que algo bueno va a pasar. Y tras el primer momento, los violines continúan con sus melodías, acompañados por el motor incesante de los bajos, que nos obligan a caminar siempre adelante, y a continuar escuchando las frases amables y cadenciosas típicas del estilo galante, característico de la música del clasicismo.

Los violines, protagonistas absolutos, avanzan construyendo frases musicales a las que contestan en momentos puntuales el resto de las voces, sumiéndonos en una marea ante la cual el oyente sólo puede dejarse arrastrar.

Hasta que, tras una expresiva respiración (2:27), Mozart nos deja vislumbrar dos mundos que se superponen: por un lado la melodía de notas largas de los primeros violines, y por debajo, siempre constante, el movimiento sinuoso de las notas rápidas de los segundos violines. Si prestamos atención escucharemos por debajo de ambos el sonido de las cuerdas pulsadas de los cellos (pizzicato).

Poco después la orquesta se pone de acuerdo (2:47) en un unísono que introduce de nuevo la música con que se iniciaba este primer movimiento del Divertimento.

Cuando escucho esta atemporal música siempre tengo la sensación de que Mozart realmente no componía, sino que se limitaba a atrapar la música que sólo él podía escuchar, directamente desde el universo, y transcribirla para nosotros en sus cuadernos de papel pautado.

Disfruta de tu buen humor.

 

El Padre de la Música, como se suele llamar a Johann Sebastian Bach, nos ofrece una de las páginas más expresivas de la música en este segundo movimiento del concierto para dos violines, en el que la orquesta se limita a la mínima expresión para que el protagonismo recaiga sobre los violines y sus melodías que se entrecruzan para unirse y separarse en un diálogo que no se interrumpe hasta el final del movimiento.

Comienza el movimiento con una amplia melodía que se transforma en un acompañamiento de notas cortas al ser imitada por el otro violín. A continuación los dos violines comienzan una serie de diálogos que mantienen en vilo al oyente mientras trata de seguir las dos voces que parecen jugar con nosotros a esconderse para reaparecer de nuevo unos instantes después. 

A veces imitándose, cediéndose la palabra uno al otro violín (1:08), y en otras ocasiones uniéndose en elocuentes unísonos (2:11), el caso es que en este movimiento los dos violines parecen hablar, contando con dos voces una misma historia.

Que la disfrutéis.

 

Creo que pocos serán los que no conozcan esta música; a casi todos nos suenan los Carmina Burana, muchos serán incluso capaces de decir el compositor: Carl Orff, pero aún nos falta un dato importante, pues Carl Orff, compositor alemán de principios del siglo XX, lo que hizo fue orquestar (de forma espectacular, eso sí) una serie de piezas nada menos que de la Edad Media. 

Los Carmina Burana son una colección de canciones escritas durante los siglos XII y XIII por unos personajes llamados Goliardos, una especie de vagabundos correcaminos, muchos de ellos monjes retirados o antiguos estudiantes que, tras abandonar las órdenes religiosas a las que pertenecían, se dedicaban a ir de pueblo en pueblo, ganándose la vida cantando canciones con temas profanos, a veces burlescos, y en muchas ocasiones bastante subidas de tono.

La particularidad de estas obras, y el motivo de que hayan llegado hasta nosotros desde una época en que la cultura pertenecía a unos pocos, y siempre de clases elevadas, es que al ser compuestas por antiguos religiosos, éstos sabían escribir, y, a diferencia de otros músicos callejeros, pudieron dejar plasmadas sus creaciones en estos manuscritos.

Hasta aquí el origen de estas famosas composiciones. Hoy escuchamos la versión que Carl Orff hizo de O Fortuna. Os dejo la letra y la traducción para que podáis seguir el texto.

Que la disfrutéis.

O Fortuna
velut luna
statu variabilis,
semper crescis
aut decrescis;
vita detestabilis
nunc obdurat
et tunc curat
ludo mentis aciem,
egestatem,
potestatem
dissolvit ut glaciem.
 
Sors immanis
et inanis,
rota tu volubilis,
status malus,
vana salus
semper dissolubilis,
obumbrata
et velata
michi quoque niteris;
nunc per ludum
dorsum nudum
fero tui sceleris.
 
Sors salutis
et virtutis
michi nunc contraria,
est affectus
et defectus
semper in angaria.
Hac in hora
sine mora
corde pulsum tangite;
quod per sortem
sternit fortem,
mecum omnes plangite!
 
 
 
Oh Fortuna,
como la luna
variable de estado,
siempre creces
o decrece;
¡Que vida tan detestable!
ahora oprime
después cuida
con un juego, a la fuerza de la mente
a la pobreza
al poder
disuelves como a un hielo
 
Suerte, inmensa
y vacía
eres tu, una rueda inestable
que manteniéndote mala
la salud es vana
siempre se puede perder;
cubierta de sombras
y de velos
también a mi me brillas;
ahora en el juego,
la espalda desnuda
llevo, por tu villanía.
 
La suerte de la salud
y de la virtud
me es ahora contraria;
está conduciendo
y lastrando
siempre compulsiva.
En esta hora,
sin tardanza,
amarrense las cintas con el corazón,
porque por la fortuna
derriba al fuerte,
lloren todos conmigo.